Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza
Presidente de la MCLCP explicó la problemática de la seguridad alimentaria en el contexto de la pandemia

La pandemia del COVID-19 ha puesto en riesgo, entre otros aspectos, la seguridad alimentaria de miles de peruanos y peruanas en condiciones de vulnerabilidad, lo que supone una afectación seria a su salud y su derecho a una vida digna. Sobre este tema fue entrevistado el presidente de la MCLCP, Federico Arnillas Lafert, en RPP Noticias el jueves 09 de diciembre último. 

Arnillas definió la inseguridad alimentaria como la situación donde se cumplen tres aspectos: la falta de disponibilidad de alimentos, la falta de acceso a los mismos y los problemas en su uso. 

En el caso de la disponibilidad, actualmente la balanza alimentaria es positiva para el país. pues la producción nacional, donde predomina la agricultura familiar, sostiene la demanda de alimentos de nuestro país.  

Sobre el acceso a los alimentos, durante la pandemia se presentaron problemas en la oferta de los mismos, pues la cuarentena generó inconvenientes en el transporte de los productos así como en el levantamiento de las cosechas. Además hubo problemas en la demanda, dado que los ingresos de los peruanos disminuyeron. 

En cuanto al uso, persisten temas culturales y educativos que provocan distorsiones en los patrones de preparación y combinación de alimentos balanceados y saludables. Sobre todo en sectores de bajos recursos se prefiere adquirir alimentos baratos y que “llenen la barriga”, pero que no son necesariamente saludables ni balanceados. 

Propuestas 

Arnillas se refirió también a las propuestas para mejorar esta situación de afectación a la seguridad alimentaria en el Perú. Algunas de ellas se están trabajando desde la MCLCP con la participación del sector público y los productores.  

Estas propuestas pasan en primer lugar por la articulación, en las políticas públicas, de los tres aspectos arriba mencionados. También se debe poner énfasis en el tema de aportar hábitos de alimentación saludable en los consumidores finales, sobre todo de la primera infancia, para la cual la ausencia de una nutrición adecuada produce secuelas irreparables. 

En este último caso, desde hace algunos años se han implementado medidas como la promoción de la lactancia materna y las intervenciones para prevenir la anemia desde los 4 meses de edad. 

Otra medida propuesta es mejorar la eficacia de los programas sociales, por ejemplo Qali Warma, que podría incorporar dentro de su oferta productos nacionales y, preferentemente, locales, para mejorar la situación de los productores de nuestro país. El Gobierno Regional de Huancavelica hizo una intervención en ese sentido. 

Una medida adicional es intervenir en el problema del estrés hídrico que afecta los cultivos del norte del país producto de la sequía, para lo cual se ha creado una instancia especial con presencia de la Presidencia del Consejo de Ministros y los ministerios del Ambiente, de Desarrollo Agrario y Midis. 

Ollas comunes

El presidente de la MCLCP resaltó además la importancia vital de reforzar el abastecimiento de alimentos a las ollas comunes. Es un tema de primera prioridad, señaló, pues ellas proveen de raciones alimenticias a las personas que se han visto más afectadas por la crisis económica en los sectores urbanos.

“Estamos hablando de medio millón de personas en Lima Metropolitana y otro medio millón en las demás ciudades grandes del país”, puntualizó Arnillas. Solo en la capital existen más de 900 ollas comunes, para las que también es necesario procurar las condiciones mínimas de higiene y operatividad.

Añadió que aún es lenta la operatividad para solucionar el tema de las ollas comunes, pero hay un consenso entre las instituciones públicas involucradas para resolver esa situación.

Hambre Cero

Arnillas explicó también, durante la entrevista, acerca del pacto Hambre Cero, que es un compromiso político que se trabaja en el marco del Acuerdo Nacional, y que congrega a sectores como los trabajadores, los empresarios, los colegios profesionales y las iglesias, además del Poder Ejecutivo y los partidos políticos con presencia en el Congreso.

“Hambre Cero pone por delante el tema de la vida, y el compromiso de las partes de hacer todo lo que está a su alcance para reducir la incidencia del hambre en nuestro país”, puntualizó el titular de la MCLCP.

Una de las medidas que se concretaron gracias a este pacto es el Decreto de Urgencia que transfirió alrededor de 80 millones de soles para sostener el trabajo de los comedores populares en todo el país. Actualmente también se está revisando la asignación de recursos a los pequeños productores rurales, para efectos de facilitarles estrategias de compra pública.

DATO

El Subgrupo de Nutrición y Anemia No de la MCLCP elaboró el reporte "Recomendaciones para salvaguardar la seguridad alimentaria y nutricional en la infancia y en poblaciones vulnerables frente al{ impacto del COVID-19", que fue aprobado por el Comité Ejecutivo Nacional de la MCLCP el jueves 13 de agosto. Puede revisar el reporte en este enlace.