Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza
Operadores del sistema de protección de la provincia de Utcubamba formularon propuestas frente a la violencia hacia los niños, niñas y adolescentes

El 11 de julio fue realizado el taller de consulta a operadores de servicios de protección frente a la violencia hacia niños, niñas y adolescentes de la provincia de Utcubamba, en Amazonas, organizado por la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza, la Instancia Provincial de Concertación para la Prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres e integrantes del grupo familiar,  con el apoyo de la Defensoría Municipal del Niño y del Adolescente y del Centro de Emergencia Mujer de la Provincia de Utcubamba.

En el taller participaron personal de servicios de atención, quienes identificaron las formas más comunes de violencia que se producen en la provincia y plantearon propuestas para prevenirla. Por ejemplo, indicaron que la DEMUNA y la Fiscalía de Prevención del Delito podrían generar charlas de sensibilización a las familias; que en las escuelas haya más charlas de orientación para padres, madres de familia y estudiantes, bajo la coordinación de la UGEL - Utcubamba y el Centro de Emergencia Mujer Utcubamba; y que el Ministerio de la Mujer y la Policía Nacional de Perú impulsen la difusión de respeto y protección en espacios públicos , en especial contra el acoso callejero. 

También plantearon propuestas para la detección de víctimas de violencia psicológica, sexual, y otras formas de violencia, con participación del Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, las Juntas Vecinales, la PNP, entre otras instituciones claves, así como de la ciudadanía que puede realizar denuncias y comunicar a los actores legales.

Por otro lado se recogieron las propuestas para garantizar la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y asegurar que tengan acceso a los servicios básicos (Salud, bienestar alimenticio y vestimenta), garantizar la educación gratuita.

Esta actividad es parte de la campaña "Buen Trato para Crecer felices" que a nivel nacional busca la prevención de la violencia y la protección integral de la niñez y adolescencia, a partir de la mejora de políticas públicas y medidas que mejoren los servicios.