Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza
NUESTRO COMPROMISO EN ACCIÓN: PARA REDUCIR LA POBREZA EN EL PERÚ

La MCLCP es simultáneamente un espacio de encuentro y un mecanismo nacional y descentralizado de diálogo y concertación entre los actores públicos –nacionales, regionales y locales- y los diversos estamentos de la sociedad civil, para formular políticas públicas en  favor de un desarrollo humano integral, sostenido y sostenible.

En 2001 -en un país con más del 54% de su población en pobreza monetaria y buscando salir de una profunda crisis política institucional a través de un proceso electoral en curso- actores del Estado y de la sociedad civil  concordaron en conformar la Mesa e instalar mesas en todas las regiones, con la misión de velar por la neutralidad del gasto público y   para poner en la agenda pública la lucha contra la pobreza, promoviendo planes concertados de desarrollo regional; en el marco de la Carta Social como documento consensuado orientador entre los actores públicos y de la sociedad civil, en sus diversos estamentos, para enfrentar y transformar la situación existente.

El reciente proceso electoral nacional ha sido una oportunidad para renovar y desarrollar los compromisos fundacionales del actual ciclo democrático que vive el país, expresión de lo cual es la aprobación  y suscripción por las candidaturas presidenciales de todos los partidos del  Acuerdo de Gobernabilidad para el desarrollo humano integral del Perú 2016-2021, que da continuidad y proyecta al futuro próximo, el esfuerzo y los logros alcanzados en la tarea vigente de reducir hasta erradicar la incidencia de la pobreza en sus diversas manifestaciones. Se han suscrito también  Compromisos políticos de Acción Parlamentaria Conjunta, por parte de 23 representaciones congresales regionales.

En sus 15 años de existencia ha contribuido a acercar a los actores sociales, económicos y políticos del país en torno a la concertación y seguimiento de políticas públicas que permitan cerrar la brecha entre los derechos que la Constitución reconoce a cada persona y las condiciones concretas de vida de un sector muy importante de peruanas y peruanos - en especial niñas, niños y adolescentes, poblaciones rurales y personas adultas mayores- atendiendo a las contextos geográficos y socioculturales en los cuales transcurren sus vidas.

Hitos en ese camino han sido los sucesivos acuerdos de gobernabilidad suscritos en cada proceso electoral realizado del 2002 en adelante, acompañados los esfuerzos de llevarlos a la práctica y por el seguimiento concertado, de lo hecho y de lo logrado.

Destacan como resultados: el acceso a la información pública, empezando por la del presupuesto público, la propuesta descentralista, la planificación concertada de la mano con los procesos de presupuesto participativo, la prioridad en la infancia y las actividades prioritarias para garantizar sus derechos, el cierre de brechas con atención preferente a las poblaciones rurales, la atención a las personas adultas mayores y al envejecimiento como proceso social, los programas presupuestales estratégicos, la rendición de cuentas, la gestión de riesgos, entre otros.

La MCLCP ha participado en la constitución y funcionamiento del Foro del Acuerdo Nacional así como en  la formulación, implementación, desarrollo de las Políticas de Estado del Acuerdo Nacional y promovido su adecuación a los desafíos que se han planteado en los diversos espacios regionales del país y en los sucesivos contextos políticos y macro económicos.

La concertación y el seguimiento concertado han contribuido a mejorar la gestión pública al vincularse derechos, planes y presupuesto, mediante la identificación de actividades prioritarias, el uso de clasificadores de gasto para esas actividades, y finalmente el desarrollo de programas presupuestales basados en modelos de gestión multiactor/ multinivel y con enfoque de resultados.

El funcionamiento de grupos de seguimiento concertado con presencia de operadores públicos y sociedad civil, el desarrollo de sistemas de información sobre los recursos asignados y ejecutados, contrastado con los resultados alcanzados en torno a los objetivos y metas concertadas, han configurado un círculo virtuoso para el desarrollo de políticas públicas que van pasando de fórmulas generales a enunciados cada vez más específicos con indicadores para su seguimiento.  Todo ello apoyado con el desarrollo de capacidades y la promoción de la participación en la MCLCP y en general en las instancias que la Ley reconoce para el ejercicio de este derecho.

En el tiempo, la continuidad institucional, de la mano con la pluralidad de miradas y actores, ha favorecido el desarrollo de una mayor confianza entre operadores públicos y ciudadanos, lo que permite a su vez una discusión más transparente de los problemas de gestión con la doble perspectiva de los proveedores de los bienes públicos y los usuarios de los mismos.

El quehacer de la MCLCP es posible gracias a las contribuciones del Estado, la participación ciudadana voluntaria en las instancias y mecanismos  con los que cuenta la Mesa, a lo que se suma el apoyo de la cooperación internacional y su participación en las estructuras institucionales.

En su organización destacan como instancia de la concertación: los “Comités Ejecutivos” de la Mesa, ya sean estos comités de nivel local, regional, hasta el propio Comité Ejecutivo Nacional en el que participan los Ministerios Nacionales a través de sus Ministros o sus representantes directos así como los titulares de las principales instituciones de diversos estamentos de la sociedad civil, incluido el sector empresarial; a los que se suman los representantes de los ANGR, AMPE, REMURPE y de la Defensoría del Pueblo.  

Con ellos cooperan los “grupos de trabajo” permanentes o temporales que abordan aspectos específicos de trabajo y cuyos aportes son revisados y aprobados en los respectivos comités ejecutivos. Están también otros mecanismos como los “Diálogos por la Concertación” a través de los cuales se recogen opiniones y propuestas de otros segmentos más amplios de la población (profesionales, académicos, líderes ciudadanos, etc.) y las “Campañas Ciudadanas” basadas en la acción de miles de personas quienes  convocan a sus pares en favor de la concertación, de la lucha contra la pobreza, de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, entre otros.

El activo más importante que ofrece la MCLCP al país está en esta suma de elementos. El desafío en el nuevo contexto es alinear la gestión nacional, regional y local al logro de objetivos de país, de corto, mediano y largo plazo, y vincular ello con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Esta tarea se aborda en un contexto con más restricciones fiscales que las tenidas en la primera década de este siglo, pero con expectativas y demandas sociales y ciudadanas más altas que aquellas con las que empezamos este milenio.

 

Perú, julio de 2016

 

 

 

Federico Arnillas L.

Presidente de la Mesa

 de Concertación

Para la Lucha Contra la Pobreza