Principales orientaciones, herramientas e intervenciones

Orientaciones para una estrategia integral

Desde el enfoque de derechos los diversos actores, públicos y de sociedad civil, han venido dado cuenta de las brechas e inequidades que existen en nuestra sociedad y se han desarrollado propuestas y acciones para cerrarlas, vinculando derechos, planes y presupuestos, lo que ha contribuido a que avancemos como país en estos años.

En ese sentido, lo que se plantea en este acápite parte de la experiencia desarrollada por múltiples instituciones locales, regionales, nacionales e internacionales sobre los diversos temas y aspectos que son importantes para superar la pobreza, alcanzar el desarrollo humano integral y hacerlo sostenible en el Perú, y en particular aquellas desarrolladas en el marco de la Mesa de Concertación.

Enfrentar la pobreza supone una estrategia integral que permita afrontar los desafíos y las urgencias que no pueden esperar en defensa de la vida, proteger a los pobres de los impactos de los shocks, como la crisis internacional. Y para ello es fundamental ir alineando las políticas públicas para hacer posible ese cambio. Pero también ser claros en que no sólo es un tema de políticas públicas, no es solamente el rol del Estado en el proceso, es también el rol de los otros actores del proceso, de la sociedad civil en un sentido amplio.

La MCLCP ha definido tres desafíos centrales a afrontar:

   - que la economía sea más eficaz en reducir la pobreza;

   - que el Estado se democratice y se fortalezca para garantizar la inclusión y la equidad;

   - que toda la sociedad se comprometa con la superación de la pobreza.

En el marco del impulso a los Acuerdos de Gobernabilidad, la MCLCP planteó adicionalmente las siguientes orientaciones para la acción:

   a. La centralidad de la persona humana y la interdependencia entre las cuatro dimensiones (social, económica, ambiental e institucional).

   b. La vida digna y el desarrollo pleno de las capacidades humanas.

   c. La consideración de la importancia que las personas puedan contar con medios de vida, ingresos y un trabajo digno.

   d. El desarrollo económico, a través de la producción, el comercio y los servicios, debe proveer:

          - en cantidad, calidad y oportunidad adecuadas

          - los bienes que la sociedad y cada uno de sus integrantes necesita.

   e. El Estado, en sus diversos niveles de organización (nacional, regional y local), cumple un conjunto de roles claves en la generación de condiciones de base para el desarrollo de la población y la protección de sus derechos.

   f. También es responsabilidad del Estado velar porque las actividades humanas no afecten el medio ambiente y permitan una utilización eficaz, eficiente y responsable de los recursos naturales.

   g. La participación ciudadana, el derecho de cada persona y de todas las personas, a vivir en libertad y a participar en las decisiones que le afecten.

 

Herramientas priorizadas  e intervenciones propuestas

Es fundamental para concretar una estrategia integral orientada al desarrollo y la superación de la pobreza, llegar a definir metas, y formas de intervención lo más específicas posibles. Sólo así será posible hacer un seguimiento al avance en la implementación de la estrategia y el logro de resultados. A ello se ha dirigido el esfuerzo de la Mesa de Concertación en estos años, y ha coincidido también con una decisión del Estado, mayor en ciertos momentos y para ciertas áreas, de fortalecer la planificación y adoptar el enfoque de resultados.

Herramientas fundamentales en este proceso han sido y deben seguir siendo: los Planes de Desarrollo Concertado, los Presupuestos Participativos, los Presupuestos por Resultados, los Planes Nacionales,  las Agendas Nacionales y los Acuerdos Regionales. En todos los casos, el espacio de la Mesa de Concertación ha sido un lugar privilegiado para dar el impulso inicial y/o aportar de manera importante al desarrollo de esas herramientas.

A través de la apropiación y el uso de esas herramientas, se han podido plasmar en documentos y compromisos  que constituyen orientaciones fundamentales para la acción ya sea a nivel sectorial, temático o territorial. Es importante mencionar también que estos se enmarcan en otros compromisos mayores como los que asumió el Perú a nivel internacional al suscribir los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2000-2015, así como en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las políticas del Acuerdo Nacional al 2021 y el Plan Bicentenario.

El detalle de cada uno de estos puntos lo encontrarás aquí.